« El Monólogo Olvidado en Hamlet | Inicio | Aforismos III: Filosofía a Martillazos »

24/07/08

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

julianbazaldua

ay pinche pedro, contigo nomas uno no puede, yo espere y espere la entrada y ahora que tu pagina resulta que ya se me paso, tambien llegue tarde a la discusión por correo, leere todo atentamente y ya te respondere si es que hay algo mas que comentar, no sé si ves los comentarios de entradas anteriores, por eso te escribo sobre vallejo en esta que nada tiene que ver, ya a toro pasado; claro que se lo que piensa de los abogados, jaja, creo que ya me estoy arrepintiendo de decirte a que me dedicaba, jaja, tú nomas no me perdonas eso, en fin, acabo de terminar de releer el libro años de indulgencia y trae un par de frases buenisimas, como pintadas para que se las dirijan tipos como tu a uno o dos mequetrefes que pululan por alli, a mi, bien sabes, me encanta eso que compartes con vallejo: el arte insultativo... ya mejor te escribo a tu correo, un abrazo

Jorge Hernández

¡Ah, el buen Lichtemberg! Comeré una crepa a su salud. Gracias por la entrada.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.